Maltrato Infantil

Maltrato Infantil

Como criminóloga...

Desde 1999, la organización mundial de la salud define al maltrato infantil como un problema de salud pública mundial.

Debido a su alarmante crecimiento en Estados Unidos, recientemente se señaló como “urgencia nacional” que requiere atención por especialistas por medicina en el tema.

Entenderemos al maltrato infantil como todas aquellas acciones, omisiones y negligencias, consientes, intencionadas, deliberadas o premeditadas que se realicen por cualquier adulto o institución que tenga a cargo y bajo su responsabilidad a un niño o niña y que como resultado de estas acciones, omisiones y negligencias, este sufra un daño físico, moral, emocional o psicológico a corto, mediano y largo placo”.

Al hablar de maltrato infantil se puede decir que es una conducta poco concienciada por parte de la sociedad pues es adoptada como una forma de vida normal, este puede ser presentada en niños y niñas de diferentes edades, raza y estatus social, este tipo de acciones es más recurrente en el hogar y escuela, por el estado indefenso de las víctimas. Como lo menciona Gracia P. (2016) Prevenir equivale a disuadir al infractor potencial con la amenaza del castigo, contra motivante. La prevención, en consecuencia, se concibe como prevención criminal (eficacia preventiva de la pena) y opera en el proceso motivacional del infractor (disuasión).

En el tema de maltrato infantil es importante analizar el tipo de prevención favorable y obtener un menor índice de riesgo victimal y a su vez concientización social para que este pueda ser factor principal de conductas antisociales en un futuro.

Prevención primaria, secundaria y terciaria.

Existe una clasificación de los programas de prevención primaria se orientan a las causas mismas, a la raíz del conflicto criminal, para neutralizar éste antes de que el propio problema se manifieste, tratan, pues, de crear los requisitos necesarios o de resolver las situaciones carenciales criminógenas, procurando una socialización provechosa acorde con los objetivos sociales. Educación y socialización, vivienda, trabajo, bienestar social y calidad de vida son ámbitos esenciales para una prevención primaria, que opera siempre a largo y mediano plazo y se dirige a todos los ciudadanos.

La llamada prevención secundaria, por su parte, actúa más tarde en términos etiológicos: no cuando ni donde el conflicto se produce o genera, sino cuando y donde se manifiesta, cuando y donde se exterioriza. Opera a corto y medio plazo y se orienta selectivamente a concretos y particulares sectores de la sociedad: aquellos grupos y subgrupos que exhiben mayor riesgo de padecer o protagonizar el problema criminal. En este tipo de prevención es necesario promover talleres de manejo de emociones y capacitación en docentes de quinto y cuarto año de nivel primaria como ejemplo.

La prevención terciaria tiene un destinatario perfectamente identificable: la población reclusa, penada; y un objetivo preciso: evitar la reincidencia. Es de las tres modalidades de prevención, la de más acusado carácter punitivo. La plena determinación y selectividad de la población destinataria de tales programas, así como los elevados índices de reincidencia que se aprecian en ella. Este tipo de prevención hace pauta a que el fenómeno ya está presente y debe ser más específico y ampliado en tema de maltrato infantil en primera estancia identificar víctimas y dar un seguimiento a atención y el implementar la participación a los padres de familia a talleres de información y control de emociones, tolerancia a la frustración.

 Como madre y miembro de la fundación...

Como miembro activo de la fundación he podido entrelazar los conocimientos de criminología con los principios del programa de recuperación de Alcohólicos Anónimos a través del trabajo de 4° y 5° paso, la prevención secundaria se aplica en mi caso y he podido llegar a una comprensión y convivencia con mi hija de 7 años de edad, sugiero la inclusión del programa de AA como prevención del maltrato, no solo infantil, sino en general de las deficiencias emocionales dentro de la vida cotidiana.

Como segunda alternativa, el programa de Alateen, es otro factor importante para el desarrollo de los niños; en nuestra fundación trabajamos hace más de 10 años asegurando la completa libertad de los niños y la integración con la familia. 

Es de suma importancia recalcar que el programa de Alateen no esta diseñado para niños problemáticos, en el caso de que estos existieran, sino más bien para niños que son víctimas de problemas domésticos, como maltrato infantil, alcoholismo, drogadicción y cualquier enfermedad emocional, y que no pueden o no reciben la atención, educación y formación en su núcleo familiar.

"Mi padre ha estado en A.A. por algún tiempo. Mi madre asiste a Al‑Anon. Yo la acompañé varias veces. Ahí estaban otros adolescentes también. Yo quería hablar sobre mis problemas, pero no creía que los adultos pudieran comprenderme, así que iniciamos un grupo de Al‑Anon para adolescentes. Lo llamamos Alateen." - California, 1957.


Imprimir   Correo electrónico